Los Malcriados


Nunca lo hemos negado, malcriamos a nuestros Azulitos.

Desde el primer segundo de vida se convierten en gatos malcriados, y así seguirán viviendo el resto de su vida puesto que su nueva familia será elegida, precisamente, por sus demostradas habilidades para malcriar gatos.

Nuestra casa- gatera es enriquecida en oportunidades según su desarrollo y crecimiento. Todas las semanas nuestra leonera se transforma para poder ofrecerles nuevos espacios, juguetes, sonidos, alimentación, etc., de forma que, nuestros bebés puedan crecer en un ambiente que fomente sus capacidades de exploración, juego y sociabilidad, y les permita  desarrollar el carácter equilibrado, seguro y confiado que define al Chartreux.

En Azul Preciado no se escatima en experiencias, caricias, besos, juegos y cuántos caprichos demanden nuestros gatos 😉

error: Content is protected !!